El daño del animal rastrero y porque fumigar

Quizá te parezcan simpáticos los ratones. Sí, lo son. Sin embargo, sus primas las ratas son todo lo contrario. Nada simpáticas y altamente peligrosas para la salud de las personas.

Existen varias enfermedades que pueden ser causadas por estos animales rastreros. A continuación, explicaremos un par de ellas y por qué debes considerar las fumigaciones en tu casa:

Tifus murino. Aunque el nombre suene chistoso, la enfermedad no lo es. Se transmite a las personas a través de las pulgas que viven en las ratas. Sus síntomas son tan similares a los del dengue, que usualmente se confunde con él. Así que ya sabes el nivel de dolor y padecimiento que causa. Por lo regular esta enfermedad se encuentra más comúnmente en las zonas cálidas o durante el verano.

Fiebre por mordedura de rata. Además de la herida que causa una mordedura o rasguño de rata, la cual se puede infectar o inflamar o causar úlcera, también puedes adquirir fiebre alta, escalofríos o alergia reactiva. Además, también es posible contraer esta enfermedad si ingieres o tienes contacto con líquidos infectados (con orina u heces de la rata).

Salmonelosis. Por supuesto, debido a la bacteria Salmonela, puedes contraer Salmonelosis, lo cual te causa, ni más ni menos que una deshidratación, diarrea, vómito, dificultad para comer, falta de energía, calambres en el abdomen, náuseas y pérdida de peso. Su tratamiento es antibiótico pero puede ser muy ineficaz con personas con bajas defensas.

Síndrome Pulmonar de Hantavirus (HPS): Enfermedad que aunque no es muy común, puede llegar a ser mortal para las personas. El virus se transmite por el aire desde roedores ya infectados. La orina, heces y saliva son conductores. La mejor manera de asegurar que esta enfermedad no llegue a tus seres queridos, es realizando fumigaciones. Más vale prevenir que lamentar.

Leptospirosis. Aunque a veces no presenta síntomas, la leptospirosis puede llegar a ser extremadamente dolorosa y preocupante, además de que si no se sigue un tratamiento, incluso puede dejar daños irreparables como meningitis, insuficiencia hepática o una condición respiratoria. Como en cualquier enfermedad, la muerte también puede suceder, aunque no es muy común en los casos.

Fiebre alta, dolor de cabeza o migrañas, escalofríos, dolor muscular, vómito, diarrea, reacciones alérgicas en la piel y ojos, son algunas de las intransigencias cuando se tiene esta enfermedad de roedor.

Meningitis eosinofílica. Quizá no quieras saber que la causa prioritaria de esta enfermedad es un gusano de pulmón de roedor que penetra en el cuerpo humano, causando infecciones en el cerebro. Aunque no es enfermedad exclusiva de las ratas, pues otros animales también pueden tener estos parásitos dentro, como los pescados, camarones, caracoles y hasta las lechugas. Los síntomas más preocupantes incluyen trastornos visuales, fiebre alta y temblores involuntarios en los brazos y piernas.

Por lo que podemos observar, las enfermedades previas causadas por estos animales rastreros, tienen como común denominador, la orina. Incluso aunque no se tenga contacto directo con el animal. La orina de las ratas es sumamente tóxica. Imagina que una rata orine sobre tus latas de conserva de alimentos y ésta se filtre por algún pequeño orificio o rasgadura, hasta dentro de su comida.

Por lo general, estos animales suelen buscar lugares cálidos y oscuros. Son nocturnos, así que por el día probablemente no se dejarán ver. Las heces de rata son usualmente confundidas por basura regular en los hogares. Estos excrementos también son en extremo tóxicos. También pueden provocar todas las enfermedades previas.

Para que evites que estos animales entren a tu hogar, mantén tu casa o departamento libre de basura. Es decir, cubre tus deshechos y desperdicios siempre. Deshazte de la basura con frecuencia. Utiliza siempre protección como guantes, y si lo crees necesario, tapabocas. Si encuentras heces de rata, definitivamente utiliza estos dos instrumentos y además, si te es posible, lentes protectores. Como cualquier otro excremento, deben ser recogidos. No vayas a barrerlos porque sólo dejarías partículas de las heces repartidas por todos lados y hasta volando en el aire.

Prevé situaciones como ésta, tan sólo realizando constantes fumigaciones en tu hogar o en tu organización. En realidad es muy rápido y prácticamente te garantiza una probabilidad de conservación de tu salud mucho más alta que si dejas al destino hacer su labor.

Si tienes ratones como mascota, asegúrate de tenerle siempre su espacio limpio, de seguir las instrucciones del veterinario para mantener su propia salud, de alimentarlo adecuadamente, entretenerlo con juegos para que se ejerciten, vacunarlos si aplica y proveer el ambiente general para que no obtenga enfermedades de otro lado 

¿Quienes somos?

Proteja su patrimonio, nos hacemos completamente responsables de nuestro personal.

Boletín informativo

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99
  • 100
  • 101
  • 102
  • 103
  • 104
  • 105
  • 106
  • 107
  • 108
  • 109
  • 110
  • 111
  • 112
  • 113
  • 114

Certificaciones